Noticias

“Con egoísmo y manipulación de información nunca se comunicará la verdad”, externa obispo

Mons. Maximino Martínez Miranda presidió la Eucaristía en el segundo día del Encuentro Nacional de la Pastoral de la Comunicación.

En el marco del XXV Encuentro Nacional de la Pastoral de la Comunicación, Mons. Maximino Martínez Miranda se pronunció a favor de la transmisión de la verdad en los medios informativos de comunicación.

“Cuando no se comunica el bien es porque hay cierto egoísmo o se manipula la información, y eso nos hace luchar contracorriente”, expresó en su homilía este martes ante los asistentes al congreso que se desarrolla en territorio mexiquense.

El obispo auxiliar de Toluca aseguró que es importante luchar por la verdad, tal y como el Papa insiste en anunciarla dentro de la misión que Dios mismo comunica a su pueblo.

Luego lamentó lo que en muchos medios informativos sucede: “Aunque las normas dicen que tenemos que comunicar la verdad, a veces no se puede; cuánto nos cuesta comunicar la verdad”.

El prelado recordó sus 15 años que tuvo de paso por la comisión de medios de comunicación, cuando asistía a este tipo de encuentros como el que se celebra esta semana en su diócesis.

“Nuestro objetivo siempre ha sido buscar nuevas estrategias para llegar a cada unas de las parroquias, junto a laicos con quienes formamos una familia donde tenemos algo en común que compartir”.

Es por ello que pidió a los representantes de medios de comunicación católica de todo el país siempre velar por la persona principalmente, en su labor diaria al frente de las herramientas difusoras de información.

“Es muy importante tener una red no solo de cables, sino de personas para compartir el mensaje. Saber compartir, dialogar, escuchar al otro, y de esta manera comunicar la verdad del Señor”.

No obstante, criticó lo que hoy como consumidores absorbemos: “¿Cómo se utilizan ahora los medios? ¿Qué vemos en la televisión? ¿Qué buscamos? ¿Qué encontramos? Parece que no vamos de acuerdo a lo que el Señor quiere”.

Luego enfatizó en la importancia de no utilizar los medios para escandalizar: “Pido al Señor por todos ustedes, para que sean mensajeros de lo que Él nos pide”.

La Misa celebrada en la Catedral de Toluca, del patrono San José, concluyó las actividades del segundo día del XXV Encuentro Nacional de Pastoral de la Comunicación.

Panel de influencers digitales

Juan Carlos Gómez Sorlak, Raúl Rodríguez Isopixel, Irene García González MommyTip y el padre José Luis Santoscoy fueron parte de un panel de influencers, en el que expusieron desafíos, estrategias y técnicas en redes sociales.

A los cuatro les fueron formuladas algunas preguntas basadas en su experiencia con plataformas digitales, el origen de su forma de trabajo y la relevancia que cobra el contenido que ofrecen a las masas.

“Uno como influenciador católico tiene valores como la fidelidad y la autenticidad; hablar, compartir y ser para transmitir el mensaje de Cristo hacia los hombres”, compartió el padre Santoscoy.

Por su parte, Isopixel atinó su punto de vista respecto a la Iglesia: “Ustedes ya trabajan con tecnología, redes sociales y medios; ya tienen las herramientas, solo necesitan una estrategia, fijarse un objetivo y aplicar su conocimiento en la correcta propagación del mensaje”.

MommyTip compartió ante la audiencia el contenido que regularmente la gente busca en sus diferentes redes sociales que maneja: “El auditorio llega a buscar algo de calidad, de valor agregado y que deje algo más al lector”.

Sorlak relató que registraba imagen de monumentos religiosos durante un recorrido de Chiapas a Tijuana y aprovechó el auge de You Tube para publicarlo, fue por ello que en su intervención final de este día pidió quitarse el miedo de trabajar en lo digital.

En la ronda de preguntas y respuestas los cuatro coincidieron en que un influencer no nace, se hace gracias a los personajes que crean las propias marcas; al tiempo que lanzaron un último consejo: “Las redes sociales nunca deben quedarse sin compartir algo”.

Para finalizar, el padre Santoscoy aseguró que forma parte de una red de sacerdotes influencers, a través de la cual comparten contenidos, trabajan con la misma finalidad y fomentan comunión entre ellos lejos de competir por sus seguidores.